martes, 11 de noviembre de 2014

EL CABALLO COBARDE

Autor/a: Felipe Benítez Reyes


Ilustraciones de: Beatriz Martín Vidal


Editorial: Alfaguara Infantil


Este es un enlace de las páginas oficiales de la editorial Alfaguara:

 
Resumen: 

En un tiempo muy lejano, nada más ocupar el trono, un joven rey ordenó que buscaran al mejor caballo del mundo, pues quería que perteneciera a él. Así fue, pero al exigente muchacho no le valía ninguno de los majestuosos animales que le traían.
Un día, paseando por el campo, vio un hermoso caballo color ceniza con la crin y la cola doradas. El rey lo compró a su dueño por cien monedas de oro, pues le gustó muchísimo.

 

Pero a la hora de combatir contra los enemigos, el caballo dio media vuelta a pesar de los intentos del joven y, como consecuencia, perdieron la batalla él y su tropa. Furioso, el rey mandó matar al caballo, pero el encargado de tal fechoría tuvo compasión del animal. Lo pintó para que pasara desapercibido, y lo vendió a un herrero.

El herrero, orgulloso de tener un caballo como aquel, se fue por la noche a un bar, donde se lo vendió a un extranjero, pero mientras celebraban la compra, unos ladrones robaron al animal.
 

El "chorizo" se asombró de la agilidad y la destreza de aquel bello jumento, pero cuando, a la mañana siguiente, robó con su cuadrilla a unos viajeros, una patrulla que protegía a la hija del general lo detuvo, y el teniente le arrebató el caballo y lo llevó ante su jefe. El hombre se lo quedó, maravillado por su belleza.
Aquella noche, ese grupo de soldados y generales hablaron de lo mal que gobernaba su rey, y decidieron enfrentarse a él para que abdicara. Cuando se presentaron ante el joven monarca, éste se echó a reir, y mandó a sus tropas que mataran a aquellos rebeldes.

 

Esa mañana llovía a mares. El general que iba contra el rey iba montado en el bello caballo de crin y cola doradas. Pero las gotas de agua hicieron que al animal se le fuera la pintura que al principio le había hecho pasar desapercibido. El rey lo reconoció de inmediato, y, como pensaba que estaba muerto, pensó que el espíritu del animal había vuelto para vengarse, y salió corriendo a refugiarse en palacio.

 

Las tropas del rey quedaron estupefactas, y, aprovechando la confusión, el general y sus hombres comenzaron el ataque. Pero el hecho se repitió de nuevo, y el hermoso jumento dio media vuelta, dirigiéndose en dirección contraria a la batalla. Los demás caballos, viendo que el más bello y deslumbrante tomaba un rumbo distinto, lo siguieron, desobedeciendo las órdenes de sus enojados jinetes.

 

Desde aquel día, ningún caballo pisó un campo de batalla, porque los hombres, cada vez que decidían matarse entre sí, no volvieron a fijarse jamás en los caballos.


Opinión:

Este libro me ha encantado, porque yo creo que el caballo era muy bello, muy ágil, muy veloz... Pero no quería ni le gustaban las batallas, y huyendo, no se implicaba ni actuaba en una matanza como aquella. Y los demás caballos hicieron los mismo porque confiaban en aquel hermoso jumento al que todas las personas querían.


¡Léelo...!
¡Te encantará!

No hay comentarios:

Publicar un comentario