martes, 30 de septiembre de 2014

Ficha sobre la lectura: "El mayor tesoro"

Título: El mayor tesoro.

Autor: Cuento popular Mongol.

Resumen: 


Nassan era ya un viejo con casi cien años a la espalda y mucha experiencia. Todas las mañanas se levantaba antes de que saliera el sol para ver el alba. Nassan vivía en una sencilla tienda de tela y dedicaba la mayor parte del tiempo al cuidado de su ganado. 

Un día, el anciano tuvo que salir con su caballo en busca del rebaño de ovejas. Llevaba un rato cabalgando cuando se encontró a un joven sentado en el suelo, Nassan se preocupó por él y le preguntó que si le ocurría algo. El chico levantó la cabeza con una mirada triste y le contestó que no le pasaba nada. 



Nassan le convenció para que le contara sus penas, pues se le veía que le pasaba algo. El muchacho, enfadado, le contó que tenía doce años. No tenía a nada ni a nadie para poder sobrevivir y no tenía ninguna experiencia. Cabizbajo y triste, dijo que no tenía nada de valor. 
Entonces, Nassan, le contestó que tenía un montón de cosas de valor, no tenía por qué ponerse así. El muchacho seguía en sus trece. 

El centenario viejo, para hacerle ver que tenía razón, le propuso al chico que le cambiara el ojo por su rebaño, éste, sorprendido, le dijo que no. Nassan le hizo entonces una nueva propuesta: le cambiaría uno de sus brazos por sus manadas de caballos y de camellos. 
El viejo se llevó de nuevo un rotundo no por respuesta. Nassan no se dio aún por vencido, una nueva y última propuesta para el chico: le cambiaría una de sus piernas por su tienda y todas las cosas de valor que tenía dentro, el joven, asustado, negó exclamando que no cambiaría ni una de sus piernas ni por todo el oro del mundo. 



Entonces, Nassan le dijo que no tenía por qué decir que no tenía nada de valor, cuando unos segundos antes había negado en rotundo dar algo suyo. Fue entonces cuando el joven vio claro lo que el anciano quería decirle y le dio las gracias arrepentido. Bromeando, se alejaron los dos cabalgando por la extensa estepa de Mongolia buscando el rebaño de ovejas. 


Opinión:

Este cuento me ha gustado mucho, porque de una forma muy sencilla, Nassan se ofrece para hacer que el joven vea todas las cosas de valor que tiene. También me ha gustado mucho que Nassan se preocupara por aquel chico, y le ayudara de una buena forma.



No hay comentarios:

Publicar un comentario