jueves, 8 de mayo de 2014

Ruta literaria por el pueblo

Hoy hemos hecho un recorrido por el pueblo diciendo nuestras poesías a la gente. Hemos salido del colegio muy pronto, a las nueve y veinte de la mañana.

Primero hemos hecho nuestra primera parada en el parque de la Magdalena, allí había varias personas esperando a que llegaran los niños de infantil. Primero ha salido Esperanza, se ha puesto un poco nerviosa y ha preferido leer su poesía más tarde. Entonces han salido Miranda y María.

Cuando hemos andado unos pocos metros, todos nos hemos sentado en un borde, y nuestro profesor Cipri nos ha grabado diciendo cada uno el primer verso de nuestra poesía. Proseguimos hasta llegar al parque de las Quebradas.
Nos hemos parado un rato para poder escribir los versos que nos surgieran.
Después hemos seguido unos metros más abajo y nos hemos parado a observar los jardines que había allí, había muchas rosas de muchos colores, romero, tomillo, también había un olivo, pero no se notaba mucho porque estaba podado de una forma muy peculiar.

Hemos seguido para abajo y hemos llegado hasta las Quebradas, donde nos hemos cruzado con algunas personas y le hemos leído nuestras poesías. Yo se la he recitado a un par de ancianos que había sentados en un banco.

También nos hemos parado allí para escribir nuestras poesías. Proseguimos hasta llegar al parque de la Tercia, allí observamos las moreras y tomamos fotos muchas fotos.

Desde allí nos fuimos a la plaza de la Lonja, donde estaba el mirador. Había un cartel de información. Ponía que las montañas que nos rodeaban se llamaban las montañas del Gilillo, y también está el cerro llamado el Aguilón del loco, porque cuentan que un hombre que estaba loco quería coger al planeta Venus, que es el primer lucero, entonces se subió a este cerro y esperó a que fuera de madrugada para cogerlo.


Desde allí nos fuimos a la "Calle Adentro", donde recorrimos todas estas callejuelas y pasamos por el arco de los Santos. Tras esto, volvimos a clase con una buena experiencia de la poesía en primavera y con muchos más versos.


¡Viva la poesía en primavera!